Tuesday, November 15, 2005

ESPECIES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

OSO POLAR


Clasificación científica: el oso polar pertenece a la familia de los Úrsidos, dentro del orden de los Carnívoros. Para ciertos autores es otra especie del género Ursus y la clasifican como Ursus maritimus sin embargo, otros autores lo consideran un género distinto y lo denominan en nomenclatura científica como Thalarctos maritimus.
También llamado oso blanco, es el nombre común que recibe la especie de oso que habita en el hielo ártico y en las bahías de Hudson y James, en Canadá, así como en la costa este de Groenlandia. Tiene un cuerpo más alargado y estilizado que el resto de los osos debido a sus costumbres acuáticas pero, al igual que las otras especies, su marcha es plantígrada, y en las zarpas tienen cinco garras afiladas y curvadas que utilizan para agarrarse al hielo y atrapar a sus presas. Son animales bien adaptados a su entorno; las plantas de los pies están recubiertas por pelos largos que les proporcionan protección frente al frío del hielo, y las patas delanteras, además de tener unos pies muy anchos, están forradas por un pelaje más duro y rígido: las utiliza a modo de remo para nadar mejor.
Los osos polares son animales muy robustos: un macho puede pesar hasta 800 kg, aunque el peso medio de las hembras es de 250 kg y el de los machos de 350 kg. Los oseznos recién nacidos son muy pequeños y no sobrepasan el kilogramo de peso.
El periodo reproductor tiene lugar entre los meses de mayo y junio, y el periodo de gestación dura unos ocho o nueve meses; parece ser que se da el fenómeno de la implantación diferida, de manera que el desarrollo del embrión no comenzará hasta el otoño. La hembra suele parir una sola cría, a veces dos. Al llegar el mes de octubre, se refugia en una osera construida por ella misma e hiberna hasta principios de marzo; entonces, saldrá al exterior con sus oseznos nacidos en diciembre o enero. Los machos y las hembras no preñadas no realizan una verdadera hibernación, aunque pueden cobijarse en sus guaridas si el clima es adverso.
Los osos polares viven en un hábitat único y peculiar: la banquisa ártica, una inmensa masa de hielo flotante en la que este animal sobrevive perfectamente. Además de las adaptaciones a la vida anfibia ya comentadas, el oso polar es capaz de orientarse sin ningún problema en el paisaje blanco y monótono de hielo, su olfato es extraordinario y muestra cierta inteligencia a la hora de resolver problemas para obtener comida.
Los osos polares comen de todo: huevos, algas, virutas, desperdicios de estaciones balleneras e incluso cadaveres de su propia especie. Cuando sale a tierra dispuesto a pasar el periodo letárgico, suele adoptar dietas similares a su proximo pariente, el oso pardo, hartándose de hierbas, líquenes y bayas. Tampoco desdeña animales pequeños como lemmings, y en Alaska, cuando la remonta del salmón se dedica a capturar este pez en remansos y torrenteras. Pero la base de su dieta son ls focas, sobre todo la de anillo y la barbuda, que constituyen presas esenciales para su supervivencia. Si no esta muy ambriento el oso se come sólo las víceras y el tocino de la foca, dejando los restos a merced de carroñeros como el zorro ártico o los cuervos.
Como en cualquier población animal, una variedad de enfermedades y los parásitos pueden ser responsables de enfermedades del oso polar. Los osos polares son especialmente susceptibles al trichinella parásito gusano, que contraen alimentándose de las focas infectadas.Los osos polares se cazan mucho en Canadá y en Groenlandia, algo menos en Rusia y en Alaska, y están totalmente protegidos en el archipiélago de las Svalbard, en Noruega. Las poblaciones de oso polar están más o menos seguras, pues habitan en zonas muy poco pobladas por el hombre, aunque el tráfico marítimo y las plataformas petrolíferas pueden repercutir de forma negativa en la supervivencia de esta especie.
GRULLA CANADIENSE
Estas especies tienen una peculiaridad anatómica: la tráquea es muy larga (hasta 1,5 m) y está enrollada en la quilla hueca del esternón, a modo de una trompa musical. Se cree que dicha disposición aporta una mayor resonancia a sus llamadas. Esos fuertes trompeteos caracterizan a las grullas de este género. Todos sus miembros carecen de plumas en una parte de la cabeza, que con frecuencia es de color rojo. Sus alas tienen una longitud de 461 mm; pesan alrededor de 3950 gramos, y tienen un periodo de vida de 20 años.
Son aves que viven en campo abierto, en marjales, marismas, praderas y tundra. Suelen mantenerse en tierra y sólo vuelan para escapar de los depredadores o realizar sus migraciones (sólo las especies septentrionales) o desplazamientos diarios (en algunas especies las zonas de alimentación y los dormideros no coinciden). Destaca su elaborado cortejo, del que surgirá una pareja monógama. Los dos progenitores construyen juntos el nido en el suelo, incuban los huevos y cuidan de los pollos. Más de nueve especies y subespecies tienen poblaciones muy reducidas y se las considera especies amenazadas. Se alimentan de pequeños vertebrados, algún invertebrado y semillas, hojas, bayas y tallos.
Por ser un tipo de ave, la grulla canadiense puede padecer de las siguientes enfermedades al igual que otras aves: Virus del nilo occidental, salmonelosis,micoplasmosis, bronquitis infecciosa, leucosi aviar, enfermedades infecciosas, hepatitis, todas de pollos, helmintiasis, capilariasis oxinata, colibasilosis, micotoxinas, gumboro, tifosis aviar, salmonelosis aviar, psitacosis, adenovirus celo, mycoplasma, larigotraquiti, newccastle, queratoconjuntivitis, Leucocytozoon,influenza aviar, leucosis "j", Salmonela gallinarum, Hemofilosis.
MORSA
Clasificación científica: las morsas constituyen la familia de los Odobénidos, dentro del orden de los Pinnípedos (en algunas clasificaciones los Pinnípedos se consideran un suborden dentro del orden Carnívoros). La morsa se clasifica con el nombre científico de Odobenus rosmarus; la morsa del Atlántico es la subespecie Odobenus rosmarus rosmarus y la del Pacífico es Odobenus rosmarus divergens.Vive en la zona limítrofe con los hielos polares de las regiones árticas, a lo largo de las costas nororientales de Canadá y Siberia, Kamchatka, la costa noroeste de Alaska, Groenlandia, norte de Noruega y la isla de Ellesmere. Se reconocen dos subespecies: la morsa del Atlántico y la morsa del Pacífico.
Las morsas pueden girar sus aletas posteriores hacia delante y, por tanto, utilizan tanto los miembros anteriores como los posteriores cuando se desplazan sobre el suelo. Miden entre 2,7 y 3,56 m de longitud y su peso oscila entre los 800 y los 1.700 kg; los machos son más grandes que las hembras. Ambos sexos tienen el cuerpo robusto y voluminoso. Su piel es gruesa y está cubierta de pelo, que es casi inexistente en los animales viejos. La cabeza es pequeña en comparación con el resto del cuerpo y carece de pabellones auditivos externos; un simple pliegue de la piel marca la localización de las orejas. El hocico es ancho, con bigotes muy duros semejantes a púas llamados vibrisas y ambos sexos tienen los colmillos de la mandíbula superior muy largos y desarrollados (pueden medir hasta 1 m en algunos machos), que utilizan como defensa y para ayudarse a trepar del agua al hielo o a las rocas.
Aunque antes se pensaba que los colmillos también les servían para remover el fondo marino cuando buscan alimento, ahora se cree que son el hocico y las vibrisas sensitivas las que juegan un papel principal en la detección y captura de sus presas en el fondo marino. Su alimentación se basa sobre todo en moluscos bivalvos (almejas y otros).
ZORRO ÁRTICO
Clasificación científica: los zorros pertenecen a la familia de los Cánidos (Canidae), dentro del orden de los Carnívoros. El zorro rojo o común se clasifica como Vulpes vulpes y el zorro gris como Urocyon cinereoargenteus; las poblaciones de zorro gris que viven en las islas frente a California se incluyen en la especie Urocyon littoralis. El zorro veloz es la especie Vulpes velox; el zorro orejudo, Vulpes macrotis; y el zorro de El Cabo, Vulpes chama. El zorro de Ruppell se clasifica como Vulpes ruppelli, el fenec como Fennecus zerda (a veces es posible encontrarlo como Vulpes zerda), y el zorro ártico como Alopex lagopus.
El zorro ártico, como su nombre indica, está distribuido por las regiones árticas, y es a menudo observado en los campos de hielo formados en la superficie del mar, lejos de tierra firme. Su capa de pelo es de color blanco en invierno y castaño en verano.Un pequeño porcentaje de los zorros árticos, en especial los que viven en Groenlandia, son de color azulado, cambiando del color gris-azulado oscuro en verano al gris-azulado pálido en invierno. Los zorros árticos no hibernan sino que permanecen activos todo el año; se alimentan de carroña de ballenas, restos de animales cazados por los osos polares y es posible que de focas jóvenes. Las orejas de los zorros árticos son cortas, redondeadas y provistas de pelo denso, limitando así la difusión del calor corporal.La alimentación de los zorros es muy variada y consiste en ratones, topillos, conejos, huevos de aves, fruta, insectos grandes y carroña.
Debido a que sus presas son pequeñas, los zorros son cazadores solitarios. El territorio de rastreo de un zorro común es, por lo general, de una superficie inferior a los 8 km2, área que defiende de las incursiones de otros zorros. Son animales ágiles y veloces; el zorro común puede alcanzar velocidades de hasta 48 km/h durante la carrera.La rabia (rhabdovirus, ARN) ocupa un lugar primordial, habiéndose constatado brotes por virus vacunar y por consumo de vísceras de animales afectados en zorros, visones y nutrias de criadero (Bosgiraud y Nicolas, 1985). La encefalopatía transmisible de los visones y la enfermedad de Creutzfeldt-Jakov en el hombre tienen como origen común el consumo y manipuleo de carnes de ovejas enfermas de scrapie (Bosgiraud y Nicolas, 1985). Se observan a menudo casos de tuberculosis por las mucobacterias M. tuberculosis var. hominis, bovis y avium en visones y turones por consumo de carnes de bovinos y pollos enfermos (Martino, 1989; Martino et al., 1991). Las lesiones en el pulmón y el aparato digestivo indican un contagio al hombre por vía aerosol-aérea y por materia fecal. Dermatitis purulentas, enteritis y mastitis por Staphylococcus aureus en animales pueden contagiar al hombre.
BIBLIOGRAFÍA
Integrantes:
Talhia Gámez Gamboa
Edel Francisco Tello Padilla

0 Comments:

Post a Comment

<< Home